La flota atunera española se ha convertido en la primera flota pesquera del mundo en desarrollar un proyecto[1] de telemedicina a bordo para sus tripulaciones. Esta iniciativa, que forma parte de la política de sostenibilidad social de esta flota, agrupada en la Organización de Productores Asociados de Grandes Atuneros Congeladores (OPAGAC), se desarrollará en colaboración con la Universidad Politécnica de Madrid a lo largo de los próximo 20 meses.  

El proyecto, que contempla tres fases, se realizará en condiciones reales de trabajo en diez buques de la flota atunera española, que operan en los océanos Pacífico, Atlántico e Índico, y en los que hay embarcados más de 400 tripulantes. La primera fase se centrará en el análisis y estudio de la casuística de problemas sanitarios más habituales a bordo para identificar los equipos y tecnologías médicas más adecuadas a instalar. Este estudio será realizado por la Universidad Politécnica de Madrid. La segunda fase, que se pondrá en marcha el próximo verano, dotará a los buques de los equipos que se definan como más apropiados, y la tercera y última fase se dedicará a la recogida de datos y resultados.   

Con este proyecto, OPAGAC quiere solventar uno de los principales retos de las flotas de altura, la correcta atención médica de cualquier incidencia sanitaria a bordo, aprovechando las posibilidades que brindan las tecnologías de vanguardia, tales como las comunicaciones satelitales o el denominado Internet de las Cosas (IoT).  

El objetivo de la flota es ofrecer a sus tripulaciones un servicio médico inteligente y conectado y reforzar así su política de sostenibilidad social, actualmente una de las más desarrolladas del mundo en el ámbito de la pesca. Cabe recordar que la flota atunera española agrupada en OPAGAC recibió recientemente el Premio Alimentos de España por su sello APR (Atún de Pesca Responsable), que certifica a los consumidores finales el origen sostenible de su atún y que es comercializado por las principales marcas del mercado en latas de atún o diferentes preparados de esta especie.

Según Julio Morón, director gerente de OPAGAC, “vemos la sostenibilidad desde una triple vertiente y en una de ellas, la social, es prioritario garantizar el bienestar laboral y la seguridad de las personas a bordo de nuestros buques. Este proyecto –añade Morón–, se inscribe en esta filosofía. Queremos dotar a los oficiales de nuestros buques de las herramientas necesarias para mejorar la toma de decisiones en caso de una necesidad médica, facilitando la comunicación con profesionales sanitarios en tierra. Nuestra intención –termina diciendo Morón–, es comprobar la viabilidad del proyecto y, tras verificar su eficacia, transferir ese conocimiento a otras flotas”.

Un sello único en el mundo

OPAGAC, que ya ha demostrado su esfuerzo por fomentar la sostenibilidad social en la pesca con la implantación a nivel mundial del sello Atún de Pesca Responsable, ha querido dar, una vez más, un nuevo paso diferenciador en el terreno de la protección laboral de sus tripulantes. El objetivo principal del proyecto es tratar de implantar un servicio médico integral digital, conectado e inteligente, mediante el cual se pueda reducir tanto la siniestralidad como los costes derivados de la misma, al tiempo que se mejora la percepción de seguridad a bordo de los tripulantes.

Los consumidores españoles se convirtieron en 2019 en los primeros del mundo en disponer en el mercado de latas de atún con sello APR como resultado de una iniciativa voluntaria de la flota atunera española. Este distintivo garantiza a distribuidores y consumidores que el atún que comercializan o consumen es capturado conforme a los mejores estándares en materia medioambiental y sociolaboral, incluso por encima de los requisitos legales. En concreto y en el ámbito pesquero, el certificado asegura el control de la actividad, las buenas prácticas a bordo de los buques para una pesca responsable, el control marítimo y sanitario y el cumplimiento de condiciones sociales y de seguridad en el trabajo conforme al Convenio 188 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). 

 


[1] Este proyecto ha sido aprobado por el Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación dentro de la convocatoria de Innovación Pesquera del año 2021 del Plan de Recuperación y Resiliencia del Gobierno de España, regulado por el RD 685/2921, y financiado con 747.932,60 euros, de los que OPAGAC recibe 621.794,37 euros, a cargo de los fondos Next Generation EU.